Ir al contenido
  • Cosas a tener en cuenta antes de girar un cargo bancario a un nuevo cliente

    A menudo no sabemos decidir cual es la forma de pago adecuada con nuestro clientes ya que si bien es cierto que cuanto mayor sea el abanico de posibilidades que facilitemos a nuestros clientes, mayores facilidades estaremos dando para ampliar nuestra cartera.

    No obstante, sobra decir que algunos tipos de cargos bancarios entrañan un riesgo de impago que siempre varía según la cantidad que estemos girando al cliente, el histórico que tengamos de éste.

     

    Índice del artículo

     

    1)Ofrecer el recibo bancario

    2) ¿A que clientes lo ofrezco?

    3) Empezar poco a poco

    4) Decidir que cuaderno usar

    Ofrecer el cargo bancario a un nuevo cliente

    Esta es la eterna cuestión que da los mayores quebraderos de cabeza posibles a los departamentos administrativos y contables de las empresas.

    Obviamente, la captación de nuevos clientes depende en buena parte de ofrecer cuantas más facilidades y formas de pago a estos por lo que el cargo bancario quizás sea la forma más cómoda de liquidar el pago de las facturas pese a que entraña un riesgo.

     

    cargo bancario

     

    ¿Es recomendable ofrecer en primera instancia el cargo bancario a un nuevo cliente?

    Por nuestra experiencia en incidencias de cobro de este tipo, la respuesta a esta cuestión no es del todo tajante. Si bien es cierto que existe cierto grado de desconfianza e incertidumbre a la hora ofrecer esta forma de pago a un nuevo cliente, de este modo, también estaremos obteniendo una nueva oportunidad de ampliar y mejorar nuestras cartera de clientes, que al fin y al cabo son los que determinan el volumen anual de nuestro negocio.

     

    Seleccionar a los clientes

    Si queremos evitar encontrarnos con la desagradable sorpresa de un primer impago producido por un nuevo cliente, quizás es un buen ejercicio hacer una primera selección de que aquellos clientes a los que deseamos ofrecer esta forma de pago.

    Para ello y partiendo de la base de que son nuevos clientes, si tenemos desconocimiento de su trayectoria cómo deudores o de su comportamiento de pago, podemos acogernos a algo tan sencillo cómo comprobar si esta empresa está acogida también a un sistema de cobro de morosos similar al de Cobratis España.

     

    Empezar poco a poco

    Aunque parezca obvio, la cantidad que giraremos a los clientes ha de verse incrementada en función a la seguridad y confianza que nos vayan transmitiendo en las operaciones iniciales, por lo que ya tendremos a nuestro favor el conocimiento de un histórico de pagos realizados por este cliente a través de cargo bancario.

     

    Decidir que cuaderno bancario es el adecuado

    Tras la reforma de los recibos bancarios que se establecían en el antiguo cuaderno 19 de la que ya informamos en el pasado año 2014 (ha llovido ya), adquirió una gran popularidad este nuevo formato europeo que fué denominado cómo CORE.

    El problema de base que también arrastraba esta opción era que tenía exactamente las mismas limitaciones que su predecesor made in Spain cuaderno 19: DOS MESES PARA DEVOLVER LOS RECIBOS.

     

    Para ello y que se pudiera limitar en buena medida, se desarrolló un sistema de cargos bancarios que eliminaba este problema en los impagos, se denominó el Cuaderno B2B que también explicamos con anterioridad.

     

    Pese a que este cuaderno parecía ser lo más adecuado para acabar con situaciones indeseables de impago, su poca operatividad así cómo la necesidad de ir regulado por un mandato que debía ser firmado de forma manuscrita por las dos partes en la entidad bancaria, resto fluidez, velocidad y operatividad al proceso, siendo el formato CORE el más usado y extendido en la actualidad, pese a los riesgos que entraña su uso.