Ir al contenido
  • Las técnicas más prácticas para negociar el cobro de una deuda

    Las técnicas más prácticas para negociar el cobro de una deuda.

    Aunque parezca de cajón, en el cobro de una deuda hay que dejar a un lado las emociones e intereses personales y focalizar toda la atención en el objetivo principal: Cobrar la deuda. Por esa razón la subcontratación u otsourcing en el recobro de impagados se basa en despersonalizar este tipo de gestiones para que puedan ser tramitadas por terceros que gestionen esta deuda en nuestro nombre.

    Índice del artículo

    1) Hay que restar importancia al deudor

    2) Lo importante es cobrar y no entrar en debates.

    3) Ofrecer alternativas de pago al deudor.

    3) Datos objetivos sobre la deuda al frente.

    Hay que restar importancia al deudor.

    ¿Cómo que restar importancia al deudor?. Pues sí. Lo importante por extraño que parezca para nosotros es cobrar la deuda por lo que hay que separar al deudor del impagado en sí y de de este modo dedicarnos exclusivamente a gestionar la deuda sin entrar en confrontaciones ni discusiones con el deudor.

    Del mismo modo y en el sentido opuesto, tampoco se debe de empatizar con la situación del deudor ni que éste se sienta reconfortado y escuchado al hablar con nosotros. En la neutralidad y en enviar el mensaje correcto y concreto radica el éxito en la negociación del cobro de una deuda.

    negociar cobro deuda

    Lo importante es cobrar y no entrar en debates.

    Volviendo al punto anterior, hay que fijar cómo único objetivo el cobro de la deuda o de la factura impagada según el caso. Hay que evitar por todos los medios entrar en un debate con el deudor en el cual se ponga sobre la mesa la legitimidad de la deuda que se le está reclamando.

    Por lo general, un deudor siempre va a tener su versión de los hechos en la cual obviamente no está en la obligación de pagar a su acreedor pese a que este tenga pleno derecho a cobrar y a reclamar esta deuda por lo que entrar en un debate de esta índole, es del todo absurdo..

    Ofrecer alternativas de pago al deudor.

    Para negociar el cobro de una deuda siempre es bueno contar con alternativas de pago. Nosotros siempre recomendamos en medida de lo posible ofrecer siempre que la deuda lo permita el pago fraccionado.

    De este modo y si existe una voluntad de pago real de la deuda, fraccionar la misma puede llegar a ser una vía de cobro bastante interesante que puede resultar muy útil y efectiva siempre y cuando quede constancia escrita a través de un contrato de reconocimiento de deuda elevado o no a público.

    Datos objetivos sobre la deuda al frente.

    Para gestionar el cobro de una deuda, se debe contar con datos y documentación que acredite la existencia del saldo de forma que sea irrefutable siempre la negativa del deudor al reconocimiento de la deuda y del saldo.

    Por esta razón, previamente al contacto con el deudor, se debe de disponer de datos, fechas, números de factura o cualquier otra información que nos sirva para soportar y acreditar la deuda ante nuestro interlocutor.

    Otros artículos de interés:

    Pasos para cobrar una deuda de forma sencilla

    Cosas a tener en cuenta antes de girar un cargo bancario a un nuevo cliente
    Las empresas de recobro y su papel crucial en el outsourcing de activos