Ir al contenido
  • Cómo negociar el cobro del impago con nuestro deudor a través de una quita.

    Cuando nos encontramos ante el impago de una de nuestras facturas y detectamos algún tipo de intención de solucionar el asunto por parte de nuestro deudor, debemos de ser capaces de negociar el cobro de este impago.

    Esto puede ser determinante a la hora de ejercer nuestro derecho de cobro y materializar el mismo en el abono de nuestra factura.

    Muchos de nuestros clientes en posición deudora, lo primero que se suele plantear es el ofrecimiento de una quita para la liquidación y cancelación del saldo deudor a nuestro favor.

    En este punto debemos de ser especialmente cuidadosos a la hora de aceptar una quita, pues puede ocurrir que sea una quita de tipo abusivo orientada exclusivamente a presionarnos y aceptar así el pago cómo cancelación de la deuda.

    Algunas empresas que comúnmente se encuentran en posición deudora, ejercen la práctica de no pagar las facturas para luego ofrecer una solución al pago de la misma a través de una quita o pago reducido de la misma cómo condición de cancelación de la deuda.

    Por esa razón, antes de aceptar el pago de una deuda de forma reducida, debemos de tener claros los siguientes puntos.

    Primero: Que sea una quita forzosa; es decir, que el ofrecimiento del pago reducido de la deuda sea por circunstancias de causa mayor y no un planteamiento unilateral y voluntario de nuestro deudor.

    Segundo: Que el importe de la quita sea suficiente para cubrir nuestros gastos y no nos suponga una pérdida al ser el descuento superior a nuestro margen de beneficio.

    Tercero: Que la quita de la deuda se documente y se le ponga un plazo límite de abono para la cancelación de la deuda a través de transferencia bancaria para que exista una constancia documentada del pago de la deuda.

    Cobro impago quita

    Siguenos en Google+